Apropiación de la Ciudad, La ciudad diseñada POR la comunidad PARA el ciudadano

¿Que hace que una ciudad sea una buena ciudad? Las ciudades nacen ante la necesidad de vivir en comunidad. Una buena ciudad es la que ha sido diseñada por la comunidad para el ciudadano, donde cada persona se apropia del espacio público mediante la participación en su creación, cuidado, uso, mejora y renovación. Bajo este concepto se proponen dos ideas principales para asegurar la apropiación de la ciudad por el ciudadano en comunidad. En primer lugar la construcción, renovación y mantención de barrios hecha POR la comunidad, mediante participación ciudadana, revolución y exigencia del derecho a la ciudad entendido desde la óptica de justicia urbana expuesta por Lefebvre en el libro “El derecho a la ciudad”. Una segunda aproximación es la descrita por Jan Gel en el libro “Cities for people”, donde se expone una ciudad hecha PARA el ciudadano a medida y escala del peatón, lo que revoca en espacios confortables y cómodos que favorecen la apropiación de la ciudad mediante el uso intenso de los espacios públicos.

En cuanto a la apropiación de la ciudad hecha por la comunidad se cita a Lefebvre, quien en el libro “El derecho a la ciudad” entiende la urbe como un objeto social, a partir de ésta óptica el autor propone que la manera de organizar la ciudad es a través de la revolución urbana, solo mediante ella es posible obtener justicia urbana. Ésta revolución es vista como superación de la ciudad, donde los procesos de la vida cotidiana dan paso a la autonomía “superestructural” del espacio. El derecho a la ciudad está determinado por el carácter esencial del espacio que se da por la vida cotidiana, y son los procesos de la acelerada urbanización, los que expulsan a los marginados, ocasionando una crisis en la ciudad.

Un claro ejemplo de revolución ciudadana en busca del derecho a la ciudad son las protestas organizadas por ciclistas de Amsterdam, quienes reaccionaron ante el acelerado proceso de motorización del periodo de posguerra apropiándose de su ciudad y exigiendo un nuevo concepto de urbe donde la bicicleta fuera sinónimo de transporte, sustentabilidad y eficiencia. Es así como masas de ciclistas organizados protestaron en la década de los 70’ para conseguir el cambio de una infraestructura angosta, insegura e inconexa a la actual compleja red de ciclo vías de excelencia. La organización ciudadana, las manifestaciones y protestas lograron que se expulsara al automóvil del centro de la ciudad para devolver plazas, calles centrales y espacios peatonales a ciclistas y peatones. Las protestas de los ciclistas de Amsterdam reflejan el importante rol que juegan los ciudadanos en el diseño de la ciudad y más aún la importancia de la empoderaci para mantenerlo,yenta dueña de dichontimiento de comunidad y crear lazos entre vecinos para asón y toma de conciencia del poder que tienen para generar de cambios positivos en su ciudad.

Respecto a la empoderación ciudadana a nivel nacional, es claro que en los últimos años ésta ha ido en aumento, pero también es claro que aún falta mucho por hacer. En Santiago, abunda el vandalismo, muchos barrios y espacios públicos están descuidados y varias áreas verdes se han convertido en peladeros y focos de inseguridad, las personas no cuidan su ciudad porque no se sienten dueñas de ella, los vecinos no se conocen y no cuidan ni protegen el espacio común, en muchos lugares de la ciudad aún no existe sentimiento de comunidad.

Un ejemplo es lo que sucede en los primeros niveles de los blocks de viviendas sociales como La Villa Portales en Santiago, donde los dueños de los departamentos del primer nivel se apropian del espacio público aledaño a  su departamento, cercando el lugar para mantenerlo, cuidarlo y usarlo de manera privada, mientras el resto de los espacios comunes quedan sin mantención ni cuidado pasando muchos de ellos a convertirse en estacionamientos o peladeros.

Hoy existen varias asociaciones en Chile que se preocupan de fortalecer el sentimiento de comunidad, crear lazos entre vecinos y mejoras en la ciudad. Un ejemplo es Fundación mi Parque quienes con la intención de “Generar un cambio significativo en la gestión de nuestras áreas verdes en las comunidades vulnerables de nuestro país ”[1] construyen áreas verdes de manera participativa integrando a la comunidad. Forjan una alianza público-privada, donde el privado aporta la gestión y los recursos necesarios para generar los proyectos que las comunidades más desprovistas requieren. La integración de la comunidad en la construcción de las áreas verdes provoca como resultado que la misma comunidad se sienta dueña de dicho espacio y se preocupe de su futura mantención y cuidado.

Unidad Vecinal Portales / Fotografía de Isabella Sassi Farias
http://cientodiez.cl/revistas/vol04/villa_portales.html

Plaza B, iniciativa de Fundación Mi Parque endicion http://www.miparque.cl/2013/09/plaza-la-bendicion-donihue-vi-region/

Plaza B, iniciativa de Fundación Mi Parque
endicion
http://www.miparque.cl/2013/09/plaza-la-bendicion-donihue-vi-region/

Al comparar el caso de la Villa Portales con las plazas creadas por Fundación mi Parque salta a la vista la relevancia de la organización en comunidad y sentimiento de pertenencia a un grupo, en éste ámbito hay otra iniciativa chilena a considerar, se trata de “Malón Urbano” desarrollado por Ciudad Emergente en conjunto con Ciudad Viva. Malon urbano es “una táctica de participación ciudadana que invita a los vecinos de un barrio a compartir una gran mesa para discutir, compartir y construir comunidad”[2], ésta iniciativa permite crear lasos entre vecinos e incentivar el apoyo entre ellos y tomas de decisiones en cuanto al tipo de barrio que quieren tener, esta iniciativa se convierte en una acción de corto plazo que busca gatillar un cambio a largo plazo en la percepción y la forma de habitar un barrio.

En éste sentido es relevante considerar el rol del urbanismo táctico en la apropiación de la ciudad, quienes mediante “tácticas urbanas”, es decir intervenciones livianas, rápidas y baratas, en el espacio público, intentan gatillar mejoras en la ciudad. En el texto “Urbanismo táctico 3, casos latinoamericanos” se explica que “ La combinación de planificación a largo plazo con estrategias de transformación livianas, rápidas y de bajo costo pueden posicionarse como fórmulas eficaces, no sólo para validar en el presente las ideas de largo aliento, sino también como herramientas potentes para articular y activar a la ciudadanía sobre temas relevantes que tengan un impacto positivo en la calidad de vida.”[3]

Pasando al segundo punto, la apropiación de la ciudad PARA el ciudadano, se refiere a una ciudad hecha a escala del peatón. Uno puede observar la ciudad desde distintos niveles. Una vista macro nos indicaría que lo más relevante para una ciudad es entenderla como un sistema conformado por un conjunto de elementos, como son las distintas densidades, las redes viales, los corredores verdes y otros, donde es importante considerar e integrar los elementos sociales, económicos, políticos y medioambientales para lograr una buena y sustentable ciudad . Por el contrario, si recorremos una ciudad y la observamos desde la escala del peatón los elementos que intervienen son de otro carácter. Sigue siendo importante la sustentabilidad en los 4 niveles (económico, social, político y medioambiental) pero a diferencia del caso anterior, ésta está dada por los elementos que configuran los espacios y barrios. La escala humana es la que la persona siente día a día, y está dada por la experiencia del peatón, lo que está a nivel del ojo, lo que uno ve, siente, huele y experimenta cuando camina por la calle.

Edward Soja se refiere a la escala de la ciudad como “una escala medida no sólo en cantidad de personas sino también en la intensidad y la extensión geográfica de la interacción humana”  he ahí la importancia de la intensidad de uso del espacio público. Para definir intensidad del espacio público es necesario primero definir qué se entiende por espacio público y cuales son los elementos que participan en su configuración. Se define Espacio público como: “Espacio público se refiere a todos aquellos lugares del espacio construido y natural donde se tiene un libre acceso… incluye los espacios privados a los que el público en general tiene acceso gratuito”

Jon Lang establece que  es  “El diseño urbano quien lidia con la creación del espacio público físico de los asentamientos humanos en el ámbito público de la toma de decisiones”[4], en éste contexto se define que las “Preocupaciones y actividades de diseño urbano claramente se superponen con las de otros campos…Los esfuerzos y preocupaciones de la planificación urbana se deben superponer a las políticas generales sobre la distribución de las actividades en el espacio y los vínculos entre ellas… Se debe superponer también a la arquitectura del paisaje, en cuanto a la preocupación por determinar los espacios entre edificios y en diseñar para un futuro sustentable. Debe también superponerse a la arquitectura en las preocupaciones por el diseño de las fachadas de los edificios y en hacer, conductualmente y simbólicamente el ámbito público.“[5]

A partir de aquella definición se considera que la calidad del espacio público y por consiguiente su intensidad de uso depende del diseño de tres elementos: (i)La distribución de las actividades en el espacio y los vínculos entre ellas. (ii)Los espacios entre edificios en conjunto con un diseño para un futuro sustentable. (iii) Las preocupaciones por el diseño de las fachadas de los edificios y en hacer conductualmente y simbólicamente el ámbito público.

Al considerar una ciudad a escala del usuario es tanto o más importante que desarrollar una buen macro plan. Si observamos la ciudad de Brasilia, los planos y la vista aérea son el reflejo de una minuciosa planificación general, la ciudad está ordenada en un sistema integrado, pero si bajamos a la escala del peatón, al recorrer la ciudad nos encontramos con amplios espacios vacíos pensados desde y para el automóvil, lo que provoca en el ciudadano sentimientos de inseguridad y no deseo de usar ese espacio público.

Un ejemplo contrario es el centro peatonal de Copenhague, Dinamarca. El centro histórico de esta ciudad cuenta con la calle Stroget, la avenida peatonal más larga de Europa, dicha avenida se asocia a una grilla de calles peatonales, un buen sistema de transporte público y una excelente red de ciclo vías que recorre toda la ciudad.  Stroget es una avenida comercial peatonal donde el perfil de la calle acoge al peatón, en dicah avenida los cafés, el flujo de personas, los olores a comida, el ruido de la conversación hacen que un espacio más acotado y con elementos a tractores sea reflejo de una ciudad activa con movimiento, donde el ciudadano se siente parte de su ciudad desea participar, hacer uso de ella y cuidarla.

Al aplicar los tres conceptos de Lang tres a los dos casos anteriores se ve que en el caso de Copenhague dichos conceptos están diseñados a escala del usuario lo incentiva el uso del espacio público. En el centro de la ciudad de Copenhague existe una superposición de actividades en capas horizontales lo que genera un mix de usos, y abre los primeros niveles con restaurantes y comercio  hacia la calle permitiendo que las actividades se vinculen entre ellas y den vida al espacio público.

Respecto a los espacios entre edificios en copenhague se generan espacios unificados y continuos, se mantiene una escala humana, y las dimensiones de los espacios públicos son acordes a la densidad del lugar, existe infraestructura de escala humana que permite espacios de estancia y recreación, los espacios son acotados y medidos y las calles dan la posibilidad de ir descubriendo y recorriendo la ciudad permitiendo así intensificar los recorridos y actividades de los peatones.

Finalmente en cuanto a las preocupaciones por el diseño de las fachadas de los edificios, en el caso del centro de copenhague se le da importancia a la relación entre edificios y entre edificio y ciudad. Edificios antiguos con diseños unificadores y alturas parejas logran generar un espacio público continuo, armónico, contenido y una calidad del espacio público que esta en armonía con el usuario del espacio público, se destaca también las normas que exigen una fachada cuyo primer nivel dialogue con el peatón, mediante comercio, restaurant y diseño de vereda y espacio publico relacionado con el edificio.

En comparación, en el caso de la ciudad de Brasilia, el problema es una planificación macro que no baja a la escala del peatón. La distribución de las actividades, los espacios entre edificios y las fachadas e imagen de éstos deben no solo estar pensadas desde una macro escala, sino que también deben bajar a una escala menor, más cercana al usuario. El usuario debe estar en armonía con el espacio público, para que esta conexión se genere es necesario que los espacios estén diseñados desde la escala humana. Un espacio publico acotado y medido y la posibilidad de ir descubriendo y recorriendo son claves a la hora de generar intensidad en los espacios públicos de nuevos proyectos urbanos.

Existen también ciertas tácticas urbanas que buscan devolver el espacio público al peatón. Un ejemplo es lo sucedido en Nueva  York, donde “NYC Department of Transportation (NYC DOT) buscan “transformar las calles de nueva york para mejorarla seguridad peatonal, aumentar la accesibilidad y mejorar el medioambiente”[6] ellos decidieron reconfigurar dicha avenida para “centrarla  en las necesidades de los peatones, y obtener mejoras en la seguridad, liviandad y tiempos de viaje”[7] Para probar esta teoría desarrollaron una situación temporal en la que se cortó el trafico de un tramo de la calle de Broadway , los positivos resultados y mediciones obtenidas sirvieron de respaldo para el plan de peatonalización de dicha Avenida y abrir los ojos tanto de los ciudadanos como de los políticos para permitir cambios a futuro y nuevas configuraciones del espacio en la ciudad.

En conclusión es la intensidad del espacio público la clave para una buena ciudad, y ésta intensidad se logra con un diseño urbano hecho a escala del peatón, donde el comercio en el primer nivel, el perfil de calle, el ancho de las veredas, los ruidos, olores y sabores de la calle proporcionen un espacio confortable para incentivar el encuentro, permanencia y activación del espacio de la ciudad. Se concluye también respecto a la apropiación de la ciudad hecha por la comunidad se considera el énfasis revolucionario que hace Lefebvre en cuanto a la importancia del sujeto como transformador de su realidad y la revolución de los ciclistas en Amsterdam como ejemplo del poder del ciudadano en los para generar estos cambios. También se explora la importancia de la comunidad, la diferencia entre los espacios públicos creados por la comunidad y los mismos creados por el individuo y el importante rol de algunas organizaciones en la creación del sentimiento de comunidad. Finalmente se recalca el rol del urbanismo táctico que puede abrir nuevas posibilidades de apropiación por la comunidad y para el ciudadano, mediante  acciones a corto plazo que logran gatillar cambios a largo plazo

Karin Villarroel

Bibliográfía

http://www.miparque.cl/sobre-nosotros/¿que-hacemos/

http://www.malonurbano.org/

Urbanismo táctico 3. Casos Latinoamericanos. http://issuu.com/ciudademergente_cem/docs/ut_vol3_2013_0528_10

http://www.nyc.gov/html/dot/html/pedestrians/pedestrian_projects.shtml

http://www.pps.org/reference/broadway-boulevard-transforming-manhattans-most-famous-street-to-improve-mobility-increase-safety-and-enhance-economic-vitality/

Urban design : a typology of procedures and products. Jon Lang.  [Amsterdam : Elsevier, 2006].

Jan Gel, Cities for people

LEFEBVRE, Henri, El derecho a la ciudad, trad. de J. González-Pueyo, Barcelona Península 1978. 169p.

HARVEY, David; Urbanismo y desigualdad social; Capítulo 3: Justicia social y sistemas espaciales CASTELLS, Manuel, 1942-: El análisis sociológico del proceso de urbanización


[3] Urbanismo táctico 3, casos latinoamericanos, Javier Vergara Petrescu, p13

[4] Urban design : a typology of procedures and products. Jon Lang.  [Amsterdam : Elsevier, 2006]. Pág.  4

[5] Urban design : a typology of procedures and products. Jon Lang.  [Amsterdam : Elsevier, 2006]. Pág.  391

[6] http://www.pps.org/reference/broadway-boulevard-transforming-manhattans-most-famous-street-to-improve-mobility-increase-safety-and-enhance-economic-vitality/

[7] http://www.nyc.gov/html/dot/html/pedestrians/pedestrian_projects.shtml

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s