Intensidad en el espacio público

Strøget, Copenhague, Dinamarca

 

¿Que hace a una ciudad, una buena ciudad?

Una buena ciudad es una ciudad activa e intensa, donde el espacio público sea pensado por y para el usuario, hecho a medida y escala del peatón.

Uno puede observar la ciudad desde distintos niveles. Una vista macro nos indicaría que lo más relevante en una buena ciudad es entenderla como un sistema conformado por un conjunto de elementos, como son las distintas densidades, las redes viales, los corredores verdes y otros; donde lo más importante es considerar e integrar los elementos sociales, económicos, políticos y medioambientales para lograr una buena y sustentable ciudad .

Por el contrario, si recorremos una ciudad y la observamos a escala del peatón, los elementos que intervienen son de otro carácter. Sigue siendo importante la sustentabilidad en los 4 niveles (económico, social, político y medioambiental) pero a diferencia del caso anterior, ésta está dada por los elementos que configuran los espacios público. La escala humana es la que la persona siente día a día, la experiencia del peatón, lo que uno ve, siente, huele y experimenta cuando camina por la calle.

Por lo tanto el considerar una ciudad a escala del usuario es tanto o más importante que desarrollar una buen macro plan. Si observamos la ciudad de Brasilia, los planos y la vista aérea son el reflejo de una prolija planificación general que ordena la ciudad y genera un sistema integrado; Pero al bajar a escala del peatón, y recorrer la ciudad nos encontramos con amplios espacios vacíos pensados desde y para el automóvil, lo que provoca en el ciudadano sentimientos de inseguridad y abandono del espacio público.

En cambio en avenidas peatonales comerciales uno observa como el perfil de la calle acoge al peatón. Un espacio acotado, con elementos a tractores posibilitan que se produzca estancia, uso y actividad en el espacio público. Los cafés, el flujo de personas, los olores a comida, el ruido de la conversación son los elementos que uno recuerda después de visitar una ciudad y son a su vez reflejo de una ciudad activa con movimiento, donde el ciudadano se siente parte de su ciudad desea participar, hacer uso de ella y cuidarla.

En conclusión es la intensidad del espacio público la clave para una buena ciudad, y ésta intensidad se logra con un diseño urbano hecho a escala del peatón, donde el comercio en el primer nivel, el perfil de calle, el ancho de las veredas, los ruidos, olores y sabores de la calle proporcionan un espacio confortable que incentiva el encuentro, permanencia y activación del espacio de la ciudad.

Karin Villarroel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s